Lecciones de magia para mi hijo (nueve)

Quisiera contarte esto, hoy, que ya todo es diferente (abre la puerta, no digas nada, deja que entre el sol).
Ahora que casi no recordamos, cómo era estar todo el tiempo juntos, que entendimos lo que es vivir distinto y ser de instintos, que no falta trabajo, amigos, ni urgencias (la tarde, la alborada, dos palabras unas manos) ahora que no hay casi vértigo, y queda quedó alguna rabia, que no hay más drama, que tu abuelo ya no silba tus canciones, que yo desnudo y tu con flotis aprendimos a nadar en lo profundo del agua; ahora que tu mamá ya no alza las cejas en el espejo de mi casa (y lo más hermoso era amanecer junto a sus ojos, iluminando el mundo) ahora que despierto en otra cama, miro desde dentro y lejos, todo lo que aprendimos.

Debo contarte que (todas las noches bajo la Vía Láctea parecen eternas si tú no estása veces despierto y siento frío, pienso que fuiste al baño o que estarás en la cocina hurgando un frasco de galletas que abonar a tu bodega pirata, hay días que solo me siento a esperarte en medio del silencioque hasta pongo en la tele tus programas favoritos, sé de cierto que en mitad de cada intento, cuando menos lo pienso, cierro los ojos y abres los brazos, y vuelve a ser martes o viernes (it´s friday i´m in love) y por los huecos de mi casa, que he llenado hoy con mis plantas y tus juguetes, vuelve a entrar el sol y hay una nostalgia que olvidó el olvido, y me vuelvo a enamorar de un nuevo incendio, que no todo lo quemó. 

Sumo y sigo, que para eso he venido hasta este papel en blanco, como un revolucionario intento de ser yo mismo. Ahora que hicimos un código secreto, miradas, muecas y chiflidos, en este rincón del mundo, aquí donde ya nada es para siempre, sabe que la nostalgia es una semilla que en vez de sacar, siembro muy dentro, para que explote en flores, para vencer al tiempo.

Por eso (vamos a andar, en verso y vida tintos) quiero hoy recordarte que no existe embrujo más fuerte que vivir amándote en la luz y en el abismo, que no hay mejor regalo que saber perdonarte a ti mismo. Por todo lo que hiciste y dejaste de hacer, por lo has sido, o no pudiste, por todo aquello que no se apaga, ni con lágrimas ni con la eterna llovizna del tiempo perdido (hay llamas que ni con el mar). Poco debes saber, más que amarte y amar con libertad, sin medir los riesgos, sin miedo, ni prejuicios. 

Recuerda que a veces pasa que todo pasa (el tiempo se toma su tiempo y a veces ni eso) y no quiero seguir, sin que sepas que cuentas conmigo, como el mejor cómplice de tu robo del siglo, seré tu guía pero no tu camino, estoy para compartir mis ausencias y mis sombras, mi luz, nuestro pan y este burbujeante bebedizo; no soy alguien perfecto, ni siquiera sé bien cómo vivir sintigo, pero te prometo enseñarte un par de cosas, cantar desafinado nuestras canciones, (i know it's only rock and roll but i like it), compartir éxitos y derrotas, permitir que te equivoques, y levantar las voces, los puños y las fauces, como cuando me levanto a trabajar cuando no estás conmigo.

Te ayudaré en tus mudanzas, te abrazaré sin preguntas, me alejaré si necesitas un momento, te enseñaré a regar las plantas, a cocinar desayunos, a encender una fogata para dormir calientito, te daré mil consejos que no servirán de nada, te diré cómo empacar para viajar ligero, porque siempre menos es más (vayamos juntos haciendo besos, yo te daré mis ojos para que llores). Leeremos cuentos, soñaremos despiertos e iremos borrando de todos los diccionarios la palabra jamás.

Y así recordaremos cómo es sonreír sin tener motivos; juro devolverte parte de lo que me has traído y llegará el día en que así como me urges hoy tus juegos y cariño, te pediré posada, abrazos y algo de vino, estas breves letras que hoy te escribo, no son más que las luces que dejé encendidas, para recordar a la vuelta mi camino (
may you find, some comfort here).


Nos vemos pronto, para cantar al filo de otro abismo, 
y jugar con el eco que regresa de los muertos y los vivos.


Te quiere papá.

Comentarios